febrero 15

El Pombero

Posteo Por admin . Categoria Mitos y Leyendas, Seres Mitologicos | 7 Comentarios

El Pombero

Se dice que es muy parecido al Duende, pero la diferencia entre estos dos seres es que  al Pombero se lo a visto muy poco.

Se comenta que tiene los pies al revés para dificultar su búsqueda y asi perder a los que lo quieren seguir. Puede mimetizarse con la forma de cualquier animal. Según algunos comentarios se dice que a la distancia parece un carpincho parado en las patas traseras, sus ojos no son como los nuestros, sino chatos, como los del sapo, y con cejas de pelo largo.

Mira fijo igual que las lechuzas. Tiene la boca grande y alargada y sus dientes son muy blancos.

Se dice que es el dueño de los pájaros y del sol y señor de la noche.



Sale a pasear en los meses de Octubre y Noviembre, cuando empieza el calor (en el N.O. y N.E.).

Cuentan que una vez, el Pombero se enojó con un hachero de la provincia de Formosa: Marco Gavasa, lo sacó del rancho con cama y todo durante la noche y lo dejó en medio del monte. Esto mismo se repitió durante varias noches hasta que una vuelta lo golpeó y lo dejó paralítico. Marco Gavasa murió a los 86 años en el año 1972.

Quiere a los chicos buenos y golpea a los malos. Cuando uno le imita el grito o el silbido, éste le contesta en forma enloquecedora. Dicen que se lo ahuyenta con ajo.

Por su parte nos han contado que en Corrientes la historia es un poco distinta, allí es más parecida al duende norteño, pues es un petiso narigón con gran sombrero aludo y con gran dote masculino que aparece en los bananales a la siesta y suele perseguir en especial a las niñas. Apodado el duende sombrerudo o señor de la siesta a los niños se les hace dormir después del almuerzo para evitar encontrarse con él.

El Pombero embaraza a las mujeres, con los hombres puede ser un juerguista insoportable o un aliado valioso, tanto en las cosechas como en sus propias relaciones con las mujeres.

Otra versión del Pombero

Pombero es un duende antropomorfo, un hombre, feo, más bien bajo, fornido, retacón, moreno, con manos y pies velludos, cuyas pisadas no se sienten, talvez un indio Guaikurú. Lo describen también andrajoso, cubierto con sombrero de paja y con una bolsa al hombro (confusión con Kari-Vosá). Habita en el bosque o en casas o rozados abandonados, en taperas. Anda de noche, viajando por todas partes.

Tiene habilidades tales como mimetizarse con facilidad, hacerse invisible cuando quiere y hacerse sentir por un toque, con sus manos velludas, que producen pirî (escalofrío); puede deslizarse por los espacios más estrechos, pasar por el ojo de una cerradura, correr de cuatro patas, imitar el canto de las aves, especialmente las nocturnas, el silbido de los hombres y de las víboras, el grito de animales, aullidos, el piar de los pollitos, etc. Lo describen, también, como ventrílocuo.

Tiene ocurrencias y es travieso; suelta los animales del corral o dispersa tropas o manadas de animales salvajes o domésticos; roba tabaco del perchel, desparrama el maíz amontonado y el popî (mandioca mondada), roba miel, gallinas, huevos, echa del caballo al jinete andante, asusta a la cabalgadura.

Es sensual. Despierta a las mujeres con el suave roce o caricia de sus manos velludas, especialmente a las que duerman afuera en las noches de verano. A veces las posee, y se cuenta de mujeres embarazadas por el Pombero, cuyo hijo nace muy parecido a éste. Se cuenta, también, de jóvenes raptadas por Pombero, que después de saciarse en ellas, las deja sueltas, a veces embarazadas.

Para granjearse su amistad o simpatía, su buena voluntad, hay que hacerle regalos. La gente suele dejarle un poco de tabaco, miel u otras ofrendas, como una botella de caña, etc., en lugar accesible, en un sobrado, sobre algún apyka (banco o silleta), en el okupe (atrás de la casa), cerca del rancho, pronunciando una corta oración, rogándole no cometa más fechorías. Ganando su simpatía, el Pombero cuida de la casa del que le regaló, de sus animales, de sus cosas y hasta se dice que retribuye atenciones, apareciendo en la casa frutas, huevos, etc.

Si se habla mal de él o no se le hace regalos puede vengarse persiguiendo a las moradores de la casa; asusta al que habla mal de él o mediante un simple toque le deja con ataques o mudo (ñe’engu) o zonzo (tavy) o tembleque (marachachâ). Nuestra gente [gram: la gente paraguaya] se guarda muy bien de pronunciar el nombre del Pombero, particularmente en las reuniones nocturnas, y a él se refieren como Karai-pyhare, “el señor de la noche”, porque puede aparecer cuando se lo nombra, como acudiendo a un llamado.

Fuentes:

Folclore del Norte

cuco

Estra entrada Fue Posteada el Martes, febrero 15th, 2011 at 4:08 Categoria Mitos y Leyendas, Seres Mitologicos. Puedes seguirnos al Feed RSS 2.0 feed. Tu puedes Dejar una Respuesta, o trackback Desde tu sitio.

7 Responses to “El Pombero”

  1. laswaash on agosto 28th, 2011 at 19:33

    las waash

  2. Punky.Girl on agosto 29th, 2011 at 2:54

    Nesesito saber: ¿Porque la gente le deja regaslos al Pompero?

  3. admin on agosto 29th, 2011 at 2:57

    porque hacen promesas con el. Y por eso cuando el pombero les cumple algo tienen que pagarle con regalos…

  4. brunoojeda13 on mayo 23rd, 2012 at 23:06

    hola soy bruno ojeda , mi abuela le aparecio una ves pero de lejos,estaba con su mama , ella lo vio pero de lejos . no es una gran historia pero…tengo un dato de q mi abuela lo vio en chaco,una tarde calurosa.

  5. rocio on abril 16th, 2013 at 15:20

    HOLA ES VERDAD TODO ESTO O EN MENTIRA?

  6. El Pombero | Misterios, conpiraciones y accidentes on abril 30th, 2015 at 8:41

    […] El Pombero. […]

  7. Horacio on mayo 22nd, 2017 at 15:39

    Una madrugada regresando de un baile rural junto a un vecino amigo de mi edad y atravesando zona de bosque, comenzo a seguirnos un pio-pio durante casi dos km. Yo le contestaba pero mi amigo me pidio que no conteste, que no lo remede. Obedeci. LLEGAMOS AL RANCHITO DE MI AMIGO Y NOS QUEDAMOS DORMIDO EN EL UNICO CAMASTRO QUE HABIA EN EL RANCHO. aLREDEDOR DE LAS 4 HS DE MADRUGADA ME DESPERTE PORQUE MI AMIGO TEMBLABA COMO UN PAPEL. lE PREGUNTE QUE LE OCURRIA Y ME RESPONDIO SI YO LO ASUSTO Y COBRO TERRIBLE PANICO. aL CABO DE UN RATO CESO TODO SILVIDO Y SEGUIMOS DURMIENDO HASTA EL AMANECER. yO NO TUVE NINGUNA EXPERIENCIA DE TEMER. lUEGO ME FUI A MI DOMICIO. a PARTIR DE ESE HECHO, PERIODICAMENTE YO ESCUCHO HASTA HOY SUS SILVIDOS COMO SEÑAL DE ADVERTENCIA DE ALGUN RIESGO. yO TAMBIEN SUELO DEJARLE OFRENDAS AL ESCUCHAR SU PIO-PIO Y JAMAS TUVE QUE LAMENTAR PELIGROS,SINIESTROS NI ATAQUES DE MALVIVIENTES¡ eS TODO¡ hhcv HABIA ESCUCHADO UN FUERTE Y PROLONGADO SIVIDO DE NUESTRO CAMATRO. yO NO ESCUCHABA ABSOLUTAMENTE NADA PERO A MI AMIGO

Deja Tu Comentario